Travertinos

Travertinos

Los travertinos son formaciones de calcita en las proximidades de los manantiales. Al variar las características físico-químicas del agua al salir por esos manantiales al exterior, el anhídrido carbónico abandona el agua y provoca la precipitación de la calcita, sobre todo si hay saltos de agua y presencia de vegetales (por ello el travertino contiene fósiles de las plantas sobre las que se deposita).

Los travertinos forman plataformas que en muchos casos se van superponiendo formando escalonamientos. Una de las formas del travertino es la conocida como “falsa ágata” por su semejanza con esa piedra semipreciosa.

Travertinos

Los travertinos están muy relacionados con el ser humano y han sido aprovechados por este desde hace miles de años debido a la presencia de agua en su entorno, desde la prehistoria cuando los seres humanos aprovechaban sus oquedades y abrigos como hábitat, hasta la actualidad donde fueron lugares elegidos para establecer sus poblaciones. De hecho, todos los pueblos que rodean la Sierra de Mijas se hayan situados sobre plataformas travertínicas.

Las principales formaciones de travertino en Mijas son los travertinos de La Muralla, los del Barrio de Santa Ana y los travertinos de Osunilla. En La Muralla se encuentran los travertinos más antiguos de la Sierra de Mijas, con una edad estimada de un millón de años y están formados principalmente por la conocida como “falsa ágata”, la cual fue explotada desde la Edad Media hasta mediados del siglo XX. Esta formación travertínica fue el lugar de origen de la ciudad de Mijas. Muy cercanos a estos se encuentran los travertinos del Barrio de Santa Ana que, aunque de una menor entidad, también fueron aprovechados como hábitat desde la prehistoria.

Los travertinos más espectaculares se encuentran en Osunilla, donde además se conservan los únicos intactos de la Sierra de Mijas. Estos forman una serie de plataformas escalonadas, desde la de mayor altura y más antigua en la que se encuentra la Ermita de San Antón, lugar donde se situó la desaparecida población medieval de Oznar, que dio origen al nombre de Osunilla, hasta las situadas en una cota más baja como los de La Batana y Las Chorreras, que pertenecen a los que se conoce como “travertinos en cascada”, que se formaron asociados a un salto de agua y que presentan forma de visera; el agua, al recorrer la plataforma que había creado el travertino, caía al final de ella por una catarata en la que crecía y colgaba abundante vegetación que era cubierta por la calcita, dando lugar a formaciones en visera que nos muestran una imagen petrificada de aquellas antiguas cascadas.

Los travertinos de Mijas solo se encuentran el las laderas de la Sierra de Mijas y no en la Sierra Alpujata o Bermeja, pues esta última no está formada por rocas carbonatadas.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies