Patrimonio Hidr√°ulico

Patrimonio Hidr√°ulico

Desde que el faraón egipcio Amenemhat III construyó en el siglo XIX a.C. la primer red de regadío conocida, una presa en el lago Moeris junto a una extensa red de canales de riego, las infraestructuras hidráulicas fueron desarrollándose y extendiéndose a lo largo del tiempo, construyéndose minas, acequias, acueductos, albercas, pozos, norias, etc., que sirvieron tanto para la extracción como para el transporte del agua a sus diversos destinos donde era usada y aprovechada.

Esos sistemas hidr√°ulicos llegaron a nuestras tierras ya desde la antig√ľedad y la riqueza y abundancia de agua con que hist√≥ricamente cont√≥ Mijas, propici√≥ su desarrollo para aprovecharla tanto como fuerza motriz para actividades industriales en molinos o batanes, como para su uso por la poblaci√≥n o en el regad√≠o de campos y huertas de nuestro amplio t√©rmino municipal. Pero el abandono paulatino desde mediados del pasado siglo de las actividades agr√≠colas tradicionales y de las industriales ligadas al aprovechamiento del agua, ha provocado el consiguiente abandono de toda esa infraestructura hidr√°ulica que, salvo contados casos en los que sigue en uso, se encuentra en la actualidad necesitada de su recuperaci√≥n y puesta en valor, para poder preservar ese ‚Äúpatrimonio hidr√°ulico‚ÄĚ que forma parte tan importante de nuestro pasado.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin√ļa navegando est√° dando su consentimiento para la aceptaci√≥n de las mencionadas cookies y la aceptaci√≥n de nuestra pol√≠tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci√≥n.

ACEPTAR
Aviso de cookies