Pozos y Norias

Pozos y Norias

La historia del uso de los pozos por el ser humano se pierde en la antigüedad, baste decir que en el interior del dolmen de Menga, en Antequera (Málaga), se descubrió hace pocos años un pozo de cerca de 20 metros de profundidad que, según los investigadores de ese monumento megalítico, sirvió para extraer agua ya en la época de la construcción del dolmen, hace cerca de 6.000 años.

Los pozos tienen como función la obtención del agua por filtración, aprovechando la pendiente natural del terreno y para ello se excava un túnel vertical hasta que se alcanza el nivel de las aguas que se encuentran en las capas freáticas.

Pozos

Su estructura constructiva presenta generalmente una obra cilíndrica elevada para proteger el tubo excavado y evitar que este se derrumbe o deteriore. Por encima del pozo excavado normalmente se construye un brocal o muro circular para evitar que las personas u objetos caigan a su interior.

Pozo cerca de Peña Blanquilla
Pozo cerca de peña Blanquilla
Pozo junto al arroyo de los Pilones
Pozo junto al arroyo de los Pilones

De los pozos se extrae el agua de dos formas diferentes:

Manual usando una polea. En Mijas, la gran mayoría de este tipo de pozos presenta el brocal sobreelevado terminado en una falsa cúpula, en la que se deja una abertura o vano cerrado por una puerta. En la parte superior interna de la falsa cúpula se sitúa la polea para la extracción o, en su defecto, un tronco que atraviesa de lado a lado que hace las veces de polea. Este tipo de pozos se usaba generalmente para abastecer a una vivienda o para suministrar agua a un abrevadero de animales.

Mecánica usando una fuerza motriz que hace mover una noria que extrae el agua del pozo. Las norias, aunque ya fueron usadas por los romanos, llegaron a nuestra tierra acompañando la tecnología hidráulica de los árabes. Estos ingenios, tirados por burros, mulos o bueyes y en épocas más modernas movidos por un motor eléctrico, fueron utilizados para la explotación de las aguas subterráneas para el riego, bien directamente vertiendo el agua en una acequia o hacia un aljibe o alberca.

Al contrario de lo que ocurre con los pozos de extracción manual, de los que aún se conservan numerosos ejemplos en nuestro municipio, las norias son más escasas debido a que tras su abandono los elementos metálicos que las formaban se desmantelaron o se enterraron.

Noria del Lagarejo
Noria del Lagarejo
Pozo del arroyo María Barranco
Pozos del arroyo de María Barranco
Pozo Cortijo del Ahogadero
Pozo del Cortijo del Ahogadero


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies