Caleras y Hornos

Caleras y Hornos

La abundancia de una materia prima prácticamente inagotable, hizo que en Mijas proliferasen una serie de infraestructuras que se dedicaron a la obtención de tejas y ladrillos y, sobre todo, para la obtención de la cal; nos referimos a los hornos de cocción y a las caleras.

Ambos se basaban en el mismo principio: la obtención de temperaturas muy elevadas que en el caso de los hornos servía para la cocción de la arcilla con la que se fabricaban tejas o ladrillos y en el caso de las caleras calentar hasta su deshidratación piedras calizas como el mármol para convertirlas en cal viva.

La materia prima que se utilizaba para la fabricación de tejas, ladrillos o baldosas era la arcilla, muy abundante tanto en la zona de Las Lagunas como en La Cala, que se extraía y se preparaba en las cercanías de los hornos.

Las caleras, abundantísimas en Mijas hasta hace pocos años, se excavaban en las laderas de taludes con el fin de aprovechar uno de sus lados y en las cercanías de vaguadas, arroyos y ríos donde se podían localizar con facilidad cantos de mármol (caliza). De forma circular y de una cierta profundidad, sus paredes se formaban con muro de piedra y en su interior se depositaba la piedra y grandes cantidades de madera y arbustos y se cubrían por encima con piedras que formaban como una pequeña cúpula. En la base de la calera se solía dejar una pequeña apertura para poder avivar el fuego. Después de varios días ardiendo la las piedras se habían convertido en cal viva, que tras ser extraída de la calera se usaba para “encalar” los muros y fachadas de edificios, como conglomerante en la construcción e incluso como desinfectante.

Horno de La Cala

Horno de La Cala

Este horno, ubicado junto a la carretera que une La Cala con Entrerríos, formó parte de un pequeño complejo industrial dedicado a la fabricación de ladrillos y del que solo se ha conservado esta estructura, cuya finalidad era la cocción y endurecimiento de las piezas de arcilla que previamente se habían fabricado a mano.

Su estructura cuadrada acogía en su interior la cámara de incineración con su acceso en el lado sur y la cámara de cocción con acceso en el lado norte.

Este horno data de comienzos o mediados del siglo XX, pues no se encuentra reseñado en la cartografía de esa zona de finales del siglo XIX, donde si aparece el llamado “Tejar de ladrillos de La Cala”, pero ubicado en la zona que ahora ocupa la urbanización Arraijanal.

Caleras de Mijas

Como se ha dicho, son numerosísimos los restos de caleras que existen en Mijas, la gran mayoría de pequeño tamaño y en la actualidad muy arruinadas. Por su tamaño y actual estado de conservación destacan algunas como la calera de Las Trochas, ubicada junto al Arroyo de Don Pedro y a la carretera de Benalmádena, o el grupo de caleras de Los Pilones, junto al arroyo del mismo nombre.

Calera de Horcaperros
Calera de Horcaperros
Calera de Arroyo Don Pedro
Calera de Arroyo Don Pedro


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies